Después de una interminable batalla contra una enfermedad, el irlandés Shay Bradley fallecía el pasado 8 de agosto. Una muerte siempre es sinónimo de tristeza, sin embargo, su último adiós tuvo algo de comedia.

Sus allegados y seres más queridos estaban celebrando su funeral cuando empezaron a oírse golpes. Parecía que llamaban a una puerta y , ante la sorpresa de todos, empezó a oírse su voz

“¿Hola? Déjenme salir, esto está muy oscuro, ¿lo que estoy oyendo es la voz de un cura?”, se escucha junto a unos golpes, como si el hombre estuviera golpeando el ataúd. 

El audio se había grabado hace más de un año, los seres queridos del fallecido estaban anonadados pero a la vez riéndose por la última broma realizada por Shay Bradley.

La cómplice del hombre fue su hija Andrea, una de sus hijas. Misma quien lo supo desde el principio y ayudó a su señor padre a grabarlo.

Con la grabación grabación, parecía que el difunto había resucitado dentro del féretro sin recordar nada por lo que, al verse encerrado, trataba de salir sin conseguirlo.

El desconcierto de los asistentes pronto dio paso a las risas cuando en la grabación comenzaron a escucharse chascarrillos y salidas de tono que, a todas luces, daba cuenta de que se trataba de una broma.

Los únicos que sabían de la broma eran solo los familiares más cercanos, y es que lo que pretendía el hombre era hacer reír por última vez a todos aquellos que acudieron para despedirlo.

Lo logró, y además ha sacado también muchas sonrisas a millones de personas que han visto el vídeo compartido por Andrea.


Te podría interesar: