Para El Bronco, nunca hubo suspensión en el servicio del transporte; la delegada del IMSS, Karla López, anda muy distraída y no se da cuenta del desabasto de medicinas que se vive

471

Alfil de Rey F1 a C4.- La frase “es de sabios reconocer que se cometen errores”, bien podría haber sido dedicada al Gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón y su cambió de línea de eliminar las restricciones al transporte urbano.

Sin embargo, no es posible resaltarla, porque El Bronco, después de decir que se equivocaron al recortar el transporte, aseguró que esto solamente duró -agárrese porque le va a dar coraje- ¡1 día!

Según el Gobernador, al día siguiente del recorte, reanudaron el servicio normalmente, por tanto el repunte de los casos de COVID-19 no es su culpa, sino de los jóvenes que no le hacen caso a la Secretaria de Salud.

Por cierto, si usted fue de los miles que se quedaron sin transporte urbano o metro de 9:30 de la mañana a 3 de la tarde, seguramente alucinó, porque servicio de transporte, dice Jaime, si había. Es evidente quien sí anda en camión y quién no, ¿no creé?

————————————————-

Reyna Blanca D1 a H5.- Cambiando de tablero y de piezas, mientras la delegada del Seguro Social, Karla López, anda muy distraída obligando a paramédicos a irse a la Ciudad de México para que apoyen en la atención de pacientes COVID, aquí en Nuevo León, se le viene abajo la atención de las clínicas.

De acuerdo a lo que le reportan a este Ajedrecista, decenas de derechohabientes del IMSS, en la Clínica 17, allá por Mitras, y en la Clínica 66 de Apodaca, están viviendo desabasto de medicinas.

Podrán no ser medicinas muy caras, ni especializadas, pero según comentan los afectados, están gastando hasta $600 pesos por semana para suplir algo que el Seguro les debería de dar.

Y mire que en estos tiempos de pandemia, $2 mil 400 pesos al mes, pueden ser una fortuna, depende de qué ángulo lo vea.

————————————————-

Reyna toma peón H5 a F7.- Ya de salida un servicio social, porque vecinos de la Colonia Moderna, han reportado que hay un tiradero clandestino de basura en el cruce de las calles Cerezo y Privada Gardenia.

Es claro que las autoridades de Monterrey andan en friega, tratando de ponerse al día con todas las labores pendientes que les acarreó la suspensión de esta pandemia.

Aún así, los vecinos piden que a ver si les puede mandar un camioncito para recoger todo lo que ahí se ha acumulado, porque ya hasta huele rete feo en la zona.

¡Jaque Mate!, nos leemos mañana.