Así como Samuel García, Agustín Basave y Luis Donaldo Colosio también tienen su propio historial de actos misóginos y en contra de la mujer; quieren echarle montón a Escobedo…

108

Alfil de Rey F1 a C4.- Esta es la segunda ocasión que el machismo del Senador, Samuel García, lo mete en severos problemas, y es que ayer el emecista se ganó el repudio de toda la sociedad por la forma en cómo se dirigió a su esposa.

Segunda vez le comento, porque hay que recordar el 7 de noviembre del año pasado cuando comparó a diputadas locales de Movimiento Ciudadano con animales que se le salieron del corral.

Esto lo hizo refiriéndose a que las legisladoras Karina Barrón y Tabita Ortíz, votaron distinto en torno a la objeción de conciencia en la Ley Estatal de Salud.

En fin, si así como lo demostró, le habla a la mujer que ama, a su esposa, pues qué podemos esperar para el resto de las féminas.

————————————————-

Reyna Blanca D1 a H5.- Y aunque Samuel haya salido a ofrecer disculpa pública, es una constante de Movimiento Ciudadano este tipo de comportamientos en contra de las mujeres y por parte de los 3 principales liderazgos.

Como ejemplo le pongo las palabras del líder estatal, Agustin Basave, quien el pasado 18 de febrero aseguró que “nos hacen falta mujeres valiosas en el partido”, ¡a caray!

Y dónde me deja al coordinador de los diputados, Luis Donaldo Colosio, quien, a través de sus redes, se aventó este desafortunado chiste: “¿Padre, usted es quien aparta a las mujeres de la mala vida?” “Así es, hijo.” “Bueno, entonces apárteme dos para el sábado, por favor…”

Y ellos son los que quieren gobernar en el 2021.

————————————————-

Reyna toma peón H5 a F7.- Ya de salida, quien por lo visto está aplicando aquella frase de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, es Brenda Velázquez.

Y es que ayer se corrió, como reguero de pólvora, la versión de que la expanista comenzó las negociaciones con PRI, PAN y hasta con Movimiento Ciudadano, para derrotar a Abel Guerra y el hegemónico control que mantiene sobre Escobedo. ¿Podrá?

¡Jaque Mate!, nos leemos mañana.