Estudio revela que el consumo de café sin filtrar puede provocar colesterol elevado en las personas

381
FOTO: Cortesía

Un estudio realizado recientemente por investigadores de la Universidad de Gotemburgo en Suecia, analizó el vínculo entre los métodos de preparación del café, los ataques cardíacos y la longevidad, teniendo como resultado que el café sin filtrar contiene sustancias malignas que aumentan el colesterol LDL “malo” en la sangre.

La investigación fue publicada por la Revista de la Sociedad Europea de Cardiología, en la cual se señala que la cafeína, podría generar palpitaciones y arritmias cardíacas, así como la fibrilación auricular, en algunas personas con enfermedades como obesidad e hipertensión.

Dag S Thelle, autor del estudio e investigador de la Universidad de Gotemburgo, explicó que hace 30 años encontró que tomar café estaba relacionado con el colesterol elevado y el colesterol “malo”, y esta relación causa consecuencias dañinas para la salud del corazón.

Thell, detalló que las sustancias malignas encontradas en el café pueden quitarse con un filtro, si este se toma sin filtrar se deja una gran concentración de sustancias malignas, por lo que se incrementa 30 veces más el riesgo de causar daños al corazón.

Aunque existen otros estudios como el llamado “Cafeína y fibrilación auricular, amigo o enemigo”, apoyado por Eduardo Casiglia y sus compañeros de trabajo en la edición actual de European Journal of Preventive Cardiology, sugiere que la cafeína en realidad, podría proteger contra las arritmias.

Afirman que, en su estudio basado en la población de mil 475 hombres y mujeres seguidos durante 12 años, analizaron la ingesta de café o, más bien, cafeína, y se asoció con un menor riesgo de fibrilación auricular.

Como conclusión, los investigadores han descubierto que la baja ingesta de cafeína en una persona sana, puede tener un efecto protector sobre la fibrilación auricular, sin embargo, los pacientes con enfermedades como la diabetes y obesidad, que además no filtran el café y lo beben con frecuencia, son más propensos a sufrir un ataque cardíaco. (Con información de adn 40).