Mujeres sufren más por pandemia de COVID-19

Pide UNFPA Y ONU a diferentes gobiernos del mundo, proteger a las mujeres que sufren violencia familiar y a las embarazadas, ya que las han dejado a la deriva, gracias a las medidas restrictivas adoptadas en todo el mundo para luchar contra el Coronavirus

533

Al estar en crisis sanitaria por la pandemia del Coronavirus, se les ha interrumpido gravemente el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y ha obstaculizado la capacidad de las autoridades para responder a la violencia de género, en un momento en que las mujeres y las niñas necesitan más estos servicios, advierte el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

De acuerdo a la directora del UNFPA, Natalia Kanem, las mujeres que están embarazas necesitan atención prenatal pero no asisten ante el temor de contraer el virus.
Peores escenarios tienen las mujeres y niñas que sufren de violencia familiar, y violación sexual, pues han quedado atrapadas en casa, con su agresor.

“Las embarazadas, que necesitan atención prenatal, pero no saben si es seguro ir a la clínica; las mujeres en relaciones abusivas atrapadas en casa en el futuro previsible y temiendo por su seguridad. Las decenas de millones de personas en los campos de refugiados, que están contando los días para que llegue el coronavirus, y para quienes el distanciamiento social simplemente no es una opción”, detalló.

En este mismo sentido Dubravka Simonovic, relatora especial de la ONU sobre la violencia contra la mujer, dijo que, ante este panorama los gobiernos deben tomar medidas urgentes para proteger a las mujeres y niñas.

“Es muy probable que aumenten las tasas de violencia doméstica generalizada, como ya sugieren los informes iniciales de la policía y la línea de ayuda directa. Para demasiadas mujeres y niños, el hogar puede ser un lugar de miedo y abuso. Esa situación empeora considerablemente en casos de aislamiento, como los bloqueos impuestos durante la pandemia del COVID-19”, advirtió.

Por si fuera poco, las medidas restrictivas adoptadas en todo el mundo para luchar contra la pandemia, han cargado la mano a las mamás, pues el trabajo doméstico se les incrementó al tener que estar al cuidado de los hijos, la casa, el esposo y todavía cumplir con un horario laboral. (Con información de la UNICEF).