Caerían 11 millones de mexicanos en pobreza extrema debido a la pandemia de COVID-19

641
FOTO: Monterrey Informa

Un estudio publicado el lunes 11 de mayo por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), revela que entre seis y casi 11 millones de mexicanos corren el riesgo de caer en pobreza extrema debido a las medidas drásticas para combatir la pandemia del COVID-19.

El Coneval prevé un incremento del número de personas en pobreza extrema por ingreso de entre el 4,9% y el 8,5%, en base a un retroceso del PIB proyectado en 5% para 2020. La población bajo esa línea del bienestar puede pasar de 21 millones de personas en 2018, el 16,8% del total, a 31,7 millones, el 25,3%, en el peor escenario. La estimación se basa en la experiencia de la recesión de 2009, aunque el impacto será mayor esta vez.

Estas cifras vendrían a darle un revés al esfuerzo que se había dado para disminuir la pobreza extrema en México, ya que entre 2008 y 2018 México redujo en 2,5% el número de personas en condiciones de privación. Pasaron de representar el 44,4% de la población al 41,9%. La pobreza extrema también vio una disminución del 3,6%, es decir, tres millones de personas menos. Ahora, el Coronavirus puede devolver al país a la casilla de salida.

El investigador y coautor del informe Guillermo Cejudo considera las proyecciones “una señal de alarma”. “La pandemia nos toma mal parados. La cobertura de la protección social y de salud ya eran bajas antes de la crisis, pese a las mejoras en la última década”, afirmó para el periódico El País.

Para evitar un golpe tan duro el organismo público de carácter autónomo pide aumentar el gasto social hasta el 1,2% del PIB y redireccionar los apoyos a quienes van a sufrir más este golpe, que son la población que trabaja en zonas urbanas.

“Varios componentes importantes de la política social, por buenas razones, han tenido como destino la pobreza rural. Sin embargo, es justo la urbana la que va a tener un mayor golpe por el tipo de empleo y los efectos más fuertes de contagio en esas zonas”, explica Guillermo Cejudo, para El País.

México no cuenta con seguro por desempleo y el Gobierno no ha anunciado acciones dirigidas a aquellos que se han quedado sin trabajo como consecuencia de la pandemia – entre el 13 de marzo y el 6 de abril se perdieron 346.800 empleos formales, más que los creados en todo 2019, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)-. Y, si bien el Ejecutivo ha puesto en marcha un programa de microcréditos para las pequeñas empresas, el informe señala que hay una “falta de política públicas” para atender a la población con ingreso medio. El Coneval recomienda ir más allá de los créditos y plantea subsidiar las cuotas que los patrones pagan a la seguridad social por sus trabajadores. (Con información de El Pais).